3 oraciones a Virgen de Guadalupe para salud y protección

Un sábado, en el año 1531, la Santísima Virgen se le apareció a un hombre indígena que, desde su aldea, caminaba a la Ciudad de México para participar en la catequesis y la Santa Misa mientras estaba en la colina de Tepeyac, cerca de la capital. Este indio convertido se llamaba Juan Diego (canonizado por el Papa Juan Pablo II en 2002).

Nuestra Señora le dijo a Juan Diego que fuera al obispo y le pidiera que construyera un santuario en ese lugar para el honor y la gloria de Dios.

El obispo local, con precaución, le pidió a la Virgen una señal, que se le otorgó solo en la tercera aparición. Esto ocurrió cuando Juan Diego buscó un sacerdote para su tío enfermo:“Escucha, hijo mío, no hay nada que temer, no te preocupes ni tengas miedo; No temas a esta enfermedad, ni a ninguna otra molestia o malestar. ¿No estoy aquí, a tu lado? Soy tu donante Madre. ¿No lo elegí para mí y lo cuidé? ¿Qué quieres más que eso? No permitas que nada te aflija y te moleste. En cuanto a la enfermedad de tu tío, no es mortal. Le pregunto, créeme ahora, porque ya está curado. Querido hijo, estas rosas son la señal que le llevarás al Obispo. Dígale de mi parte que, en estas rosas, verá mi voluntad y lo hará. Eres mi embajador y mereces mi confianza. Cuando llegue antes que él, despliegue su “tilma” (capa) y muéstrele lo que lleva, sin embargo, solo en su presencia. Dile todo lo que viste y oíste, no omitas nada …

El prelado vio no solo las rosas, sino el milagro de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, pintada prodigiosamente en el manto de los humildes indígenas. Llevó la túnica con la imagen de la Santísima Virgen a la capilla, y allí, llorando, le pidió perdón a Nuestra Señora. Era el 12 de diciembre de 1531.

Una hermosa confirmación llegó cuando Juan Diego fue a visitar a su tío, quien sano narró: “Yo también la vi. Ella vino a esta casa y me habló. También me dijo que quería construir un templo en la colina de Tepeyac y que su imagen se llamaría ‘Santa María de Guadalupe’, aunque no explicó por qué ”. Ante todo esto, muchos se convirtieron y se construyó el santuario.

Oración a la virgen de Guadalupe para la salud y los enfermos




Santa virgen de Guadalupe, la Madre de nuestro Señor,
Nuestra Señora y nuestra Madre, te pedimos que nos veas parados ante ti, que nos has dejado tu imagen estampada en la tilma de Juan Digo, prendiendo la misericordia, el amor y la bondad.

Aún resuenan las palabras que le dijiste a Juan con gran amor y ternura: “Hijo mío querido, Juan, a quien amo como un delicado pequeño”, cuando con tu radiante hermosura te presentaste ante él en el Tepeyac.

Haz que merezcamos escuchar en el fondo de nuestra alma las mismas palabras que le dijiste.

Si, tú eres nuestra Madre, la Madre de Dios y la Madre de todos, la más compasiva y la más tierna, te e pedimos que nos protejas bajo tu manto y bajo tu imagen. Por favor, defiéndenos de toda tentación y de todos los peligros.

Protegenos de las enfermedades, de las amarguras, de las persecuciones y al momento de nuestra muerta, miranos con ojos de composición y nunca te separes de nuestro lado.




Oración a la virgen de Guadalupe para la protección

Reza esta oración todos los días para que se acabe cualquier pandemia en el mundo y proteger a los seres queridos, acompaña esta oración con un Ave María y un Padre nuestro durante al menos 7 días.

¡Oh, nuestra madre Guadalupe!
Enseñanos a siempre hacer el bien,
A seguir todas las enseñanzas de tu hijo Jesús,
Como él mismo se educó con tu palabra,
Buscamos tu bendición, buscamos que nos ayudes a cumplir los mandatos de tu hijo,
Nuestro salvador y redentor.
Hermosa señora de los cielos y de la tierra,
Gloriosa morena de Guadalupe,
Tú que siempre ha s mostrado piedad,
Cuando estamos llenos de problemas y acudimos a ti,
Que nos has tendido una mano protectora,
Cuando hemos llegado a lagrimas sinceras ante ti,
Virgen pura, madre de nuestro señor,
Te pedimos que intercedas ante Jesús, tu hijo,
Para qué el pueda ser nuestro guía,
Para que siempre encuentre las puertas abiertas,
Y mis caminos despejados y limpios,
Pide al Espíritu Santo, para que sea mi norte,
Para que pueda llenarme de sabiduría e inteligencia,
Para que consiga avanzar y encontrar las mejores soluciones,
Para poder salir victorioso de todo lo que no me deja dormir.
Madre, tú que estás llena de gracia,
Virgen de Guadalupe,
Te pido que me des tu luz y tu fuerza para que pueda continuar,
Que me regales de tu gran mediación,
Para que el milagro que estoy esperando finalmente llegue.
Oh, madre santa,
Tú que estás en los cielos, te pido que acudas en mi ayuda,
Porque tú todo lo puedes,
Por eso me encomiendo a ti,
Para que puedas bendecirme y ayudarme,
Oh, Madre hermosa,
Por favor ruega por mi y mis hijos,
No dejes de pedir a Dios por nosotros.

Amén.



Oración milagrosa a Nuestra Señora de Guadalupe para proteger la familia

Nuestra Señora de Guadalupe, Rosa Mística, intercede por la Santa Iglesia, protege al Soberano Pontífice, ayuda a todos los que te invocan en sus necesidades, y como eres la Virgen María y la Madre del Dios Verdadero, obtén para nosotros de tu santísimo Hijo, la gracia de mantener nuestra fe, de dulce esperanza en medio de la amargura de la vida, de la caridad ardiente y del precioso regalo de la perseverancia final.

Amén.



El gran milagro de Nuestra Señora de Guadalupe es su propia imagen. La tela, hecha de cactus, no dura más de 20 años y ha existido durante más de cuatro siglos y medio. Durante 16 años, el lienzo ha estado completamente desprotegido, la imagen nunca ha sido retocada e incluso hoy, los expertos en pintura y química no han encontrado signos de corrupción en el lienzo.

En 1971, algunos expertos inadvertidamente dejaron caer ácido nítrico sobre toda la pintura. Tampoco la fuerza de un ácido tan corrosivo estropeó o manchó la imagen. Con la invención y ampliación de la fotografía se descubrió que, así como la figura de las personas con las que hablamos se refleja en nuestros ojos, la figura de Juan Diego, de dicho obispo y del intérprete se refleja y se graba en los ojos. de la pintura de Nuestra Señora. Los científicos estadounidenses han llegado a la conclusión de que estas tres figuras estampadas en los ojos de Nuestra Señora no son pinturas, sino imágenes grabadas en los ojos de una persona viva.

El Papa Benedicto XIV declaró en 1754: «En él todo es milagroso: una imagen que proviene de flores cosechadas en un terreno totalmente estéril, en el que solo pueden crecer espinas … una imagen estampada en un lienzo tan delgado que a través de él se puede ver a la gente y la nave de la Iglesia … Dios no le hizo eso a ninguna otra nación «.

Coronada en 1875 durante el pontificado de León XIII, Nuestra Señora de Guadalupe fue declarada «Patrona de toda América» ​​por el Papa Pío XII el 12 de octubre de 1945.

El 27 de enero de 1979, durante su viaje apostólico a México, el Papa Juan Pablo II visitó el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe y consagró a la Santísima Madre en toda América Latina, de la cual la Virgen de Guadalupe es Patrona.

Nuestra Señora de Guadalupe, ¡ruega por nosotros!

Nuestra Señora de Guadalupe nos protege de la enfermedad y ruega por nuestra salud

Según los registros eclesiásticos de la época, solo en la Ciudad de México, la peste mató a 70,000 personas, en su mayoría indígenas, muy pobres, y alrededor de México (Puebla, Toluca, Querétaro …) 200,000 personas.

El Ayuntamiento de la Ciudad de México trató de contener la epidemia con todos los recursos disponibles en la primera mitad del siglo XVIII.

Pero los recursos humanos y de drogas eran limitados, y los métodos de curación a menudo se reducían a purgas y purgas ineficaces.

Los muertos fueron apilados en las calles. Los cementerios estaban llenos (había que preparar seis nuevos en la capital) y en 1736 se acercaba la estación seca, lo que aumentaba el riesgo de propagación del virus.

En este punto, el «matlazahuatl» ya tocó todo el territorio central de Nueva España. La población estaba exhausta, la economía colapsó y la esperanza se hizo añicos.

Después de haber hecho procesiones con la Virgen de los Remedios y Nossa Senhora de Loreto sin obtener resultados, así como con las siete defensas juntas para garantizar el éxito de las oraciones (el escudo de la Sangre de Cristo, São José, el Arcángel São Rafael, São Sebastião , São Roque, São Cristóvão y São Francisco Xavier), fue cuando la gente, el clero y los gobernantes volvieron sus ojos a la Virgen de Guadalupe.

En enero de 1737, en un santuario dedicado a la Virgen de Guadalupe, en las laderas del monte Tepeyac, se organizó una novena para «hablarle» y pedirle directamente el fin de la epidemia.

En el sermón del último día de la novena, Bartolomé Phelipe de Ita y Parra propuso nombrar a la Virgen de Guadalupe «Patrona Universal de todo el Reino» de Nueva España (el inmenso Reino que ocupaba la mitad del territorio actual de los Estados Unidos, México y casi toda América) Central).

Después de discutir el tema, el gobernador le pidió al arzobispo de México su consentimiento para que la gente se refugiara «bajo el escudo celestial de María de Guadalupe» y, como lo concedió, en abril de 1737 se tomó el juramento de patrocinio. Luego, según las crónicas de la época, comenzó a llover y la epidemia disminuyó hasta que se extinguió.

“Quizás hoy, con el racionalismo que nos caracteriza, pensaríamos que el brote de la epidemia se debió al hecho de que el virus ya ha entrado en su curva descendente. Sin embargo, a los ojos de los nuevos hispanos, la reducción del mal fue claramente el trabajo de la Virgen de Guadalupe «, escribe Ana Rita Valero de García Lascurain en su libro» Santa María de Guadalupe a la luz de la historia «(BAC, 2014).

México, América y el mundo tienen «la morenita del Tepeyac», como la llamó cariñosamente San Juan Pablo II, como intercesor a quien rogar, como lo hicieron los habitantes de Nueva España en el siglo XVIII, para mitigar esta epidemia e inflamar nuestros corazones. de fe en Dios



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.