3 oraciones cortas a la virgen de Guadalupe

Nuestra Señora de Guadalupe se apareció por primera vez al indio azteca Juan Diego. En el idioma azteca, el nombre Guadalupe significa, Virgen perfecta que aplasta a la diosa de piedra. Los aztecas adoraban a la diosa Quetzalcoltl , una diosa monstruosa, a quien le ofrecieron vidas humanas en un holocausto.

Nuestra Señora de Guadalupe, sin embargo, llegó a poner fin a esta idolatría y a cambiar la vida de las personas que sufren. En el año 1539, más de 8 millones de aztecas habían abrazado la fe católica, convirtiendo y poniendo fin a la idolatría pagana. En México y en todo el mundo, Nuestra Señora de Guadalupe es muy venerada.

El indio Juan Diego estaba en el campo. Sufrió a causa de la grave enfermedad de su tío a quien amaba mucho. Juan estaba rezando por su tío cuando vio a una mujer en su brillante capa. Ella lo llamó por su nombre y dijo en náutico, el idioma azteca: Juan Diego, no dejes turbado tu corazón. ¿Yo no estoy aquí? No temas a esta enfermedad o angustia. ¿No soy tu madre? ¿No estás bajo mi protección?

La Dama luego le pidió al indio que revelara su mensaje al obispo local. El mensaje de que ella terminaría con la serpiente de piedra, y que la gente de México detendría las ofrendas quemadas y se convertiría a Jesucristo . Además, se debe construir una iglesia en el lugar de las apariciones.

Oración corta a la virgen de Guadalupe para para dar gracias




¡Oh, Virgen Santa! Madre de Dios y Madre de toda la Iglesia. Tú, que desde este lugar brindas tu compasión y tu clemencia a todos los que piden amparo; te pido que escuches mi oración, que con mucha confianza dirijo hacia ti para que la presentes ante tu hijo, Jesús, nuestro redentor.

Madre de toda misericordia, Maestra del sacrificio silencioso y oculto, a ti, que sales para encontrarte con todos nosotros, con los pecadores, te consagramos en este día con todo nuestro amor.

Te consagramos nuestra vida, nuestras alegrías, nuestros trabajos, nuestros dolores y todas nuestras enfermedades.

Te pedimos que nos des la paz, la prosperidad y la justicia; ya que todo lo que tenemos y los que tendremos lo hemos puesto bajo tu cuidado, nuestra Señora y madre de nuestro Dios.

Queremos ser tuyos y conseguir recorrer a tu lado el camino de la plenitud y la felicidad, siempre a lado de tu mano amorosa.




Oración breve a la virgen de Guadalupe para pedir un milagro

Mística Rosa, Santa María de Guadalupe, te pido que intercedas por la Iglesia, que protejas al Soberano Pontífice y que escuches a todos aquellos que acudan a ti.

De la misma forma que conseguiste aparecer en el Tepeyac para poder decirnos: “Soy la Virgen María, Madre del verdadero Dios”, te pido que nos acerques a tu Hijo Divino para que podamos conservar nuestra fe. Tú que eres nuestra esperanza en los momentos amargos y difíciles de nuestra vida, te pedimos que nos des tu amor y la gracia para poder perseverar.

Te pedimos que ayudes a todas las mujeres y a todos los hombres de la misma forma que has aceptado a tus hermanos y hermanas.

Por la justicia que está presente en nuestros corazones, te pedimos que la paz también sea la que reine este mundo. Por tu Hijo, que reina contigo y por el Espíritu Santo, nuestro Dios, por los siglos de los siglos.

Amén.



Oración a la virgen de Guadalupe para la protección de los hijos

Perfecto, siempre Virgen María María, Madre del Dios verdadero, para quien vivimos. Madre de las Américas! Tú, que en realidad eres nuestra madre compasiva, te buscamos y te gritamos. Escucha con lástima nuestros llantos, nuestras penas. Cura nuestras plumas, nuestras miserias y dolores. Tú, que eres nuestra dulce y amorosa Madre, danos la bienvenida en el calor de tu manto, en el calor de tus brazos. Que nada nos aflija o perturbe nuestros corazones. Muéstranos y muéstranos a tu amado hijo, para que en él y con él podamos encontrar nuestra salvación y la salvación del mundo. Bendita Virgen María de Guadalupe, haznos tus mensajeros, mensajeros de la voluntad y la palabra de Dios. Amén



Milagros de nuestra señora de Guadalupe de México

Primer milagro

El obispo no le creyó al indio, a quién la virgen se le apareció por primera vez, pero le ordenó que le pidiera a la dama una señal para probar la verdad de la historia. Cuando Juan Diego regresó al campo, Nuestra Señora de Guadalupe se le apareció nuevamente. Este último le contó sobre la desconfianza del obispo, porque María también había pedido que se construyera una gran iglesia allí.

María, sonriente, le pidió a Juan Diego que subiera la colina y llenara su poncho con flores. Era invierno La nieve cubría los campos. En ese momento, no nacieron flores en esa región de México. Juan Diego lo sabía. Sin embargo, aun así obedeció. Al llegar a la cima de la colina en medio de la nieve, encontró una gran cantidad de flores llenas de gran belleza. Tomó muchas flores, llenó su poncho y fue a llevarlas al Obispo.

Segundo milagro

Con dificultad, Juan Diego fue recibido por el obispo. Tenía su poncho o su Tilma, doblado lleno de rosas. Luego abrió la tilma y las flores cayeron al suelo. Cuando el obispo lo vio, todavía no lo creía. Luego, para asombro de todos los que estaban en la sala, la bella imagen de Nuestra Señora de Guadalupe fue estampada en el poncho del indio, como el indio le había revelado al Obispo. Todos en la sala lo creyeron, incluido el obispo. A partir de ese momento, todo cambió.

El hecho causó gran conmoción en todo el pueblo mexicano. Pronto se construyó una gran iglesia en el lugar indicado por Nuestra Señora y el poncho de Juan Diego con la imagen impresa de Nuestra Señora de Guadalupe fue venerado. Guadalupe se convirtió en el gran Santuario de México, y la devoción a Nuestra Señora de Guadalupe se extendió por toda América Latina. En 1979, el Papa Juan Pablo II consagró a Nuestra Señora de Guadalupe, como Patrona de América Latina .

Estudios sobre el poncho.

Los estudios realizados en el poncho del indio Juan Diego revelan que la pintura no fue hecha con materiales existentes en la naturaleza ni hecha por el hombre. A los ojos de María, dentro de Iris y el alumno, vemos la escena en la que el indio abre su tilma en la habitación del obispo, con todas las personas presentes en la habitación como se describe en documentos posteriores. Tiene una familia por un lado, el indio y el obispo por el otro. El ojo refleja la luz como el ojo humano.

En enero de 2001, el ingeniero peruano José Aste Tonsmman reveló los resultados de la encuesta de 20 años, con la ayuda de la NASA. Los ojos de la imagen, ampliados 2.500 veces, muestran a unas 13 personas, niños, mujeres, el obispo y el indio Juan Diego, cuando el poncho fue entregado al obispo.

Richard Kuhn, Premio Nobel de Química, descubrió que la imagen no tiene tintes y que después de 470 años continúan brillando. La tela del poncho no dura más de 20 años y comienza a deshacerse, lo que no sucede con el poncho milagroso, que ha durado casi 500 años. Llegaron a la conclusión de que lo que forma la imagen de Nuestra Señora no es la pintura. La fibra del ayate, cactus, soportaría las pinturas de esa época. Además, no hay boceto o marca de pincel.

Milagros de Nuestra Señora de Guadalupe

Grandes milagros ocurrieron durante los quinientos años de historia de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe. La gente sufriente de México tuvo su esperanza renovada con esta visita y la permanencia de Nuestra Señora en sus tierras.

Nuestra Señora, en un acto de delicadeza, apareció como una india, morena, vestida como una india embarazada. En su ropa, el cielo está representado con la posición de las estrellas del día en que apareció. Los aztecas sabían cómo reconocer estos signos y esto fue decisivo para que la conversión de esos pueblos ocurriera en masa.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.