Oración «Poderosa» a San Chárbel para el DINERO

Desde su muerte hace más de un siglo, Saint Charbel ha ocupado su lugar entre los más grandes hacedores de milagros de la Iglesia. Casi todos los católicos en el mundo conocen personalmente a alguien que se ha beneficiado del poder curativo y generador de prosperidad de este gran santo.

Oración a San Chárbel para atraer el dinero

Esta oración a San Chárbel es la más popular para atraer dinero al hogar del necesitado, reza con mucha fe durante 10 días consecutivos esta oración para ser beneficiado con la bendición divina por intermedio de San Chárbel.




¡Oh, gran santo bendito, San Chárbel! Tú que fuiste llamado por Dios para vivir como ermitaño.
Tú que, con austeridad y penitencia, inspirado por la luz de la Eucaristía, llevaste una cruz con penitencia y gran humildad, te pido que ilumines con tu fe nuestro camino.
Que con tu aliente fortifiques nuestra esperanza y atraigas el dinero a mi hogar.
San Chárbel, hijo amado de Dios, que en la emita con humildad y pobreza, experimentaste el sufrimiento del alma y el cuerpo,
para poder entrar al glorioso cielo.
Te pido que nos enseñes a llevar las dificultades de la vida,
Con mucha paciencia y con gran valentía,
salvanos de las desgracias que no podemos soportar.
San Chárbel, Santo milagroso,
intercede por este dinero que necesito con urgencia,
en esta ocasión acudo a ti con toda la confianza de mi corazón,
a pedirte que me ayudes y que me ampares,
en mis momentos de dificultades económicas y de trabajo.
Santo amado, te pido que me concedas las soluciones a mi problema:
(Haz tu petición aquí)
Una sola palabra de tu amor, Jesús Crucificado,
Nuestro redentor y salvador,
Será suficiente para que Él pueda apiadarse de mí,
para que pueda responder mi solicitud,
San Chárbel glorioso,
Tú que amaste la sagrada Eucaristía,
Y a la Santísima Virgen y a Jesucristo,
enseñanos a conocerlos cada vez mejor,
para que nuestra fe siga aumentando.
Ayudanos para que podamos escuchar mejor la voz de Dios y así poder servirle mejor.
Para poder cumplir con su voluntad y así poder vivir en su amor.

Amén.




Milagros por oraciones a San Chárbel

En 1993, una mujer del Líbano de 55 años llamada Nouad El Shami sufrió parálisis en el lado izquierdo de su cuerpo. Después de los exámenes, los médicos dijeron que no había tratamiento para su condición. Al regresar a casa, Nouad más tarde contó un sueño que tuvo la noche del 22 de enero de 1993. En el sueño, dos monjes maronitas se pararon sobre su cama. Una le puso las manos en el cuello y la operó, mientras que la otra ayudó a sostener su almohada. Cuando despertó, descubrió dos heridas en el cuello. Estaba completamente curada y podía volver a caminar sin problemas. La noche siguiente, Saint Charbel se le apareció en su sueño diciendo: “Hice la cirugía para que la gente viera y volviera a la fe. Te pido que visites la ermita donde vivía el 22 de cada mes y que asistas a misa regularmente por el resto de tu vida ”. Desde ese día,

A principios de 2012, un niño venezolano de 17 años llamado Hanna Jabbour fue al hospital para que los médicos examinaran grandes ronchas rojas en sus piernas. Después de realizar pruebas y consultar a un especialista, Hanna fue diagnosticada con cáncer de sangre. La joven Hanna recibió solo seis meses de vida. Su condición provocó una estadía prolongada en cuidados intensivos.

Hanna estuvo en el hospital durante 20 días cuando su tío vino a visitarlo. Su tío había regresado del monasterio de San Charbel y trajo una fotografía del santo para su sobrino. Hanna agradeció a su tío y colocó la foto de Saint Charbel debajo de su almohada. Cuando sus visitantes se fueron esa noche, Hanna rezó el rosario y le pidió sanción a San Charbel.

Esa misma semana, el padre de Hanna se quedó con él en la habitación del hospital. Se despertó cuando Hanna se quejó de sentir algo frío en la espalda. El padre de Hanna lo levantó y encontró la foto de Saint Charbel en su espalda, cubierta de sangre fresca. Al sacar la foto, se sorprendió al descubrir que su hijo no estaba sangrando, que no tenía cortes ni contusiones.

Inmediatamente el padre de Hanna llamó al sacerdote. En una hora llegó el sacerdote, y al ver el asombroso evento les dijo que no revelaran la foto a nadie, sino que simplemente hicieran que los médicos examinaran a Hanna. Por la mañana, los médicos realizaron nuevas pruebas y se sorprendieron al no encontrar rastros del cáncer.

Al salir del hospital con perfecta salud, Hanna Jabbour mostró la foto manchada de sangre a todos y contó cómo San Charbel lo había curado. Incluso más grande que esta curación fue el hecho de que los miembros de la familia de Hanna, lejos de los sacramentos, comenzaron a llevar vidas devotas una vez más y difundieron la devoción a Saint Charbel.




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.