Oración «Poderosa» a SAN CHÁRBEL para los enfermos

En la exhumación del cuerpo del padre Charbel. Un líquido descrito como una mezcla de sudor y sangre emitida por los poros del cuerpo. Como resultado, la ropa manchada de sangre en las reliquias de este santo ermitaño necesitaba cambiarse dos veces por semana. Se entregaron trozos de tela empapados en este líquido a quienes se acercaron al Padre Charbel con sus peticiones. San Chárbel es ampliamente conocido por realizar múltiples milagros curando enfermos y personas a quienes los médicos ya no dan esperanza de vida.

Oración a San Chárbel para curar los enfermos

Reza con mucha fe esta oración para curar a los enfermos de enfermedades que padecen, para devolver la salud a esas personas que sufren de diversos males y para conceder la bendición de Dios, por intermedio de San Chárbel. Reza esta oración todos los días para lograr el milagro.




San Chárbel, tú que eres todo poderoso y que siempre ayudas a los necesitados. ¡Oh, Santo venerado! Tú que pasaste tu vida en soledad, como un ermitaño humilde y retirado. Que no pensaste en el mundo ni en todos los goces. Te pido que intercedas por nosotros para que nuestro Padre nos extienda su bendita mano y nos ayude, que ilumine nuestra mente, que incremente nuestra fe y que fortifique la voluntad que tenemos para seguir con nuestras suplicas y oraciones ante ti y ante todos los demás santos.

¡Oh, San Chárbel! Tú que haces milagros y hacer prodigios sobrenaturales, tú que puedes curar a los enfermos y que les regresas su razón a todos los perturbados, que le regresas la vista a los ciegos y el movimiento a los paralíticos, te pido que nos veas y nos des un poco de tu gracia. Te pido que nos ayudes para que podamos hacer el bien y evitar todo aquello que está mal.

Pedimos que nos ayudes en todo momento y, sobre todo, a la hora de nuestra muerte.

Amén.




Después de los ritos funerarios del padre Chárbel, los compañeros monjes de Charbel llevaron el cuerpo de San Chárbel a su tumba. Como era costumbre, su cuerpo fue colocado en una tumba en el cementerio del monasterio sin embalsamamiento ni ataúd. Por última vez, el padre Charbel estaba vestido con su hábito monástico. Las fuertes nevadas del invierno dificultaron el entierro de sus hermanos monjes.

El santo ermitaño yacía olvidado por el mundo. Pero los ojos de Dios estaban siempre en su siervo.

Poco tiempo después de su entierro, sus compañeros monjes y aldeanos cercanos notaron una luz extraordinaria proveniente de su tumba. La luz brilló durante 45 días, y la noticia se extendió rápidamente cerca y lejos. Los monjes pronto buscaron permiso eclesiástico para exhumar el cuerpo. Esto se hizo en la primavera de 1899, cuatro meses después de la muerte de Charbel.

Lluvias frecuentes habían inundado el cementerio varias veces, pero el cuerpo fue encontrado completamente incorrupto. La tumba recién abierta reveló los restos pacíficos del Padre Charbel flotando en el barro en una tumba inundada.

Los monjes de Annaya limpiaron cuidadosamente y reclinaron el cuerpo, que permaneció flexible sin signos de descomposición. Los restos del padre Charbel fueron trasladados a un ataúd de madera, esta vez en una esquina de una capilla privada en el monasterio.




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.