Oración «Poderosa» a San Camilo para tener Salud

Humanamente hablando, Camilo no era un candidato probable para la santidad. Su madre murió cuando él era un niño, su padre lo descuidó y él creció con un amor excesivo por el juego. A los 17 años, sufrió una enfermedad en la pierna que permaneció con él de por vida. En Roma ingresó en el Hospital de San Giacomo para Incurables como paciente y sirviente, pero fue despedido por disputas después de nueve meses. Sirvió en el ejército veneciano durante tres años.

Luego, en el invierno de 1574, cuando tenía 24 años, Camilo apostó todo lo que tenía: ahorros, armas, literalmente hasta su camisa. Aceptó trabajar en el convento de los capuchinos en Manfredonia, y un día se sintió tan conmovido por un sermón del superior que comenzó una conversión que cambió su vida. Entró en el noviciado de los capuchinos, pero fue despedido debido a la llaga aparentemente incurable en su pierna. Después de otro período de servicio en San Giacomo, regresó a los Capuchinos, solo para ser despedido nuevamente, por la misma razón.

Nuevamente, de regreso en San Giacomo, su dedicación fue recompensada por ser nombrado superintendente. Camilo dedicó el resto de su vida al cuidado de los enfermos. Junto con San Juan de Dios, ha sido nombrado patrón de hospitales, enfermeras y enfermos. Con el consejo de su amigo San Felipe Neri, estudió para el sacerdocio y fue ordenado a la edad de 34 años. Contrario al consejo de su amigo, Camilo dejó San Giacomo y fundó una congregación propia. Como superior, dedicó gran parte de su tiempo al cuidado de los enfermos.

Oración a San camilo para obtener salud y terminar con la enfermedad




Nuestro Señor, Jesús, que haciéndote hombre,
quisiste compartir el sufrimiento que hay
en nuestra naturaleza humana,
te pido con la ayuda de Sam Camilo,
Santo que proteger a todo los enfermos,
que tanto amó y que se ha entregado a los demás,
que con caridad y compasión sirvió con toda su fuerza
a los pobres y a todos los enfermos como si fueran sus hijos,
que puedas ayudar a todos los que están pasando dolor,
a los que requieren de un alivió y de sanación
y que viven un momento difícil de su vida.

Sana a los que están llagando en el espíritu y en el cuerpo,
agarra la fe de todos los que vacilan bajo la cruz por la fuerza que tiene el mal,
te pedimos que habrás los horizontes de la esperanza de aquellos que están en la oscuridad.

Ayudanos y haznos como a Sam Camilo,
para que podamos ser conscientes de que en el rostro de todos los enfermos,
de todos aquellos que sufre y que se agobia
o que padece de grandes necesidades,
está en tu mano para poder acariciar nuestro corazón.

¡Oh, San Camilo de Lellis, por favor ruega por nosotros!
San Camilo, tu que eres glorioso, a ti aclamamos ayuda en nuestros problemas,
tú que siempre viste a Jesús con los enfermos,
que con una ardiente caridad y ternura los ayudaste y cuidaste,
y que muchas veces comentaste:
“Los enfermos son una pupila del corazón de Dios”,
lleva nuestras suplicas a nuestro Señor Divino
ruega por la salud de (nombre de la persona que esté enferma)
pide que le dé alivio y un remedio para sus dolores,
que sane en cuerpo y alma para que esté lleno de vitalidad y optimismo,
que su alma se haga más fuerte y llena de energía
y le colme con una gran esperanza en medio de todo el dolor por el que ha estado pasando,
porque sólo él tiene lo necesario para ayudarnos a superar todo el mal
y danos la salud cuando estamos enfermos.

Que así seas.

 

Rezar 1 padrenuestro, 1 credo, 1 avemaría y 1 gloria.

Esta oración se debe rezar por 7 días consecutivos.




La caridad fue su primera preocupación, pero los aspectos físicos del hospital también recibieron su diligente atención. Camilo insistió en la limpieza y la competencia técnica de quienes atendían a los enfermos. Los miembros de su comunidad se comprometieron a servir a prisioneros y personas infectadas por la peste, así como a las personas que mueren en hogares privados. Algunos de sus hombres estaban con tropas luchando en Hungría y Croacia en 1595, formando la primera ambulancia de campaña militar registrada. En Nápoles, él y sus hombres fueron a las galeras que tenían plaga y no se les permitió aterrizar. Descubrió que había personas enterradas vivas y ordenó a sus hermanos que continuaran las oraciones por los moribundos 15 minutos después de la aparente muerte.

El propio Camilo sufrió la enfermedad de su pierna durante toda su vida. En su última enfermedad, dejó su propia cama para ver si otros pacientes en el hospital necesitaban ayuda.




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.