Novena a SAN JOSÉ | Oración para cada día | Versión completa

En este artículo te vamos a enseñar las oraciones a San José de Cupertino, San José de la Montaña o San José obrero, como se lo suele llamar también, para cada día, las cuales se recomiendan hacerse del 10 al 18 de marzo, de forma que las oraciones sean más efectivas y puedas estar más conectado con ellas. Esta novena a San José se debe rezar con mucha fe y es útil para múltiples situaciones en las que deseas pedir intervención divina, ya sea encontrar trabajo, cobrar un aguinaldo, conseguir un esposo, entre tantas situaciones particulares que pueden ocurrir a una persona.

Si bien la novena es una novena de 9 días, se puede rezar por 30 días comenzando al día 10 nuevamente con el rezo del día uno y así sucesivamente hasta completar los 30 días. Este formato de novena suele hacerse comenzando en noviembre para llegar a la Navidad con el último rezo, por eso también se la conoce como novena navideña a San José.

Oración preparatoria para las oraciones de todos los días




Señor Jesucristo, hombre y Dios verdadero, Padre, Creador y mi redentor. Tú estás lleno de bondad y de amor, por eso te amo por sobre todas las cosas. Tengo un gran pesar en mi corazón por las ofensas que he cometido, pero tambien me pesa el hecho de que puedas castigarme en el infierno.

Animado por tu amor infinito y tu gracia, en esta ocasión me propongo no volver a pecar nunca más, a confesarme y a siempre cumplir con la penitencia que me sea puesta, siempre buscando el perdón de todos mis pecados.

Oh, Padre de Jesucristo, esposo de María, San José. Tú que eres Protector y Patrarca, a quien el Padre Eterno le confío el cuidado de su Hijo, para poder defender a la Sagrada Familia, siempre protegiéndonos de todo mal.

Te pido que te compadezcas de mí, tú que siempre hiciste todo para mantener a tu familia bien protegida, para que puedas ayudarme a alcanzar la vida eterna y obtener todos los auxilios espirituales. Te pido que nos des tu gracia, para que no volvamos a cometer otro pecado, para que siempre podamos seguir tu camino de rectitud, siempre sintiendo una gran devoción y un gran amor por Jesús y María, recibiendo los Sacramentos.




Oración final de todos los días

Oh, gran custodio de la Virgen Madre, San José, tu que conseguiste encomendar la inocencia de Jesucristo y la Virgen María; por las dos prendas de María y Jesús, en esta ocasión te ruego que me puedas ayudar, para que pueda conseguir preservar mi pureza, para que mi alma se mantenga limpia, para que tenga un corazón puro y acepte a Jesús y María en mi corazón.

Jesús, María y Joseé, les doy mi alma y mi corazón.

Jesús, María y José, les pido su ayuda en estos momentos de agonía.

Jesús, María y José, con ustedes quiero que mi alma descanse para siempre.

Padrenuestro, Avemaría y Gloría.

Oh, Dios que con tu infable providencia te decidiste a elegir a José por esposo de María, la Santísima Madre; te pido que nos concedas que, siendo él a quien vemos como protector de todos nosotros, le tengamos como nuestro protector en el cielo.

Oh Dios, tú que reinas y vives en los siglos de los siglos.

Amén.



Oraciones para cada día

Es importante que tengas en cuenta que antes de decir las oraciones que compartiremos a continuación, siempre tienes que empezar con la oración preparatorio para todos los días.

Asimismo, todas las oraciones se tienen que terminar con la oración final para todos los días.

1er Día

Oh, amoroso Señor, así como conseguiste consolar a tu padre adorado durante cualquier incertidumbre y perplejidad, así como nunca abandonaste a tu esposa, la Santísima Madre, te rogamos de forma muy humilde por la intercesión de San José para que nos puedas dar acierto y prudencia para las angustias de nuestra vida, para que siempre podamos acertar tu voluntad.



2do día

Oh, Jesús de mi corazón, así como tu siempre conseguiste adorar a tu padre y consolarlo durante el desamparo y la pobreza de Belén, desde tu nacimiento, y con los cantos de los ángeles y con la visita de todos los pastores, te suplicamos muy humildemente por la intercesión de San José, para que puedas darnos paciencia durante estos momentos de dificultades y pobreza, para que puedas llenar nuestro espíritu de alegría y gracia con tu presencia.



3er Día

Oh, Jesús de mi corazón, así como siempre conseguiste adorar a tu padre y consolarlo durante los momentos de dolor y de angustia durante el misterio de la circuncisión, recibiendo de su parte el nombre de Jesús, te rogamos de forma humilde que puedas ayudarnos con la intercesión de San José, para que nos puedas ayudar a pronunciar con amor y con respeto a tu santo nombre. Siempre lo llevaremos en nuestro corazón, siempre lo honraremos y profesaremos con palabras y obras que tú eres nuestro salvador.



4º Día

Oh, Jesús de mi corazón, así como siempre conseguiste adorar a tu padre y consolarlo durante la profecía de Simeón, enseñándole el coro de los Santos que no termina, te rogamos de forma muy humilde por la intercesión de San José, para que nos pueda dar la gracia de aquellos a quienes sirves, la gracia de resurrección y no de ruina, y nosotros corresponderemos fielmente a tu gracia.



5º Día

Oh, Jesús de mi corazón, así como siempre conseguiste adorar a tu padre y consolarlo por el condujo de Belén a Egipto con el fin de poder librarte de Herodes, te rogamos de forma muy humilde por la intercesión de San José, para que pueda librarnos de quienes buscan dañar nuestro cuerpo y nuestra alma, para que nos puedas dar fortaleza y salvación de nuestros persecutores, para que en medio del destierro siempre estemos protegidos.



6º Día

Oh, Jesús de mi corazón, así como siempre conseguiste adorar a tu padre que te dio sustento en Nazaret, a quien tu premiaste con tu compañía durante muchos años, con tu dulce conversación y tu doctrina, te rogamos muy humildemente por la intercesión a San José, que nos pueda dar gracia espiritual, para que podamos estar en Santa Comunión, para que podamos vivir modestamente, tal y como tú lo hiciste en Nazaret.

7º Día

Oh, Jesús de mi corazón, así como por seguir la voluntad de tu padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra sufriera tu pérdida durante tres días, te rogamos muy humildemente por la intercesión de San José, que antes perderíamos de perderte a ti perderíamos todas nuestras cosas y a cualquier amigo; que jamás perdamos nuestro camino hacia ti por el pecado mortal, o que si te llegamos a perder te podamos encontrar por medio de la confesión.

8º Día

Oh, Jesús de mi corazón, tú que consolaste a tu padre en la hora de su muerte, asistiendo con tu Madre durante su agonía, te suplicamos de forma muy humilde por la intercesión a San José, para que nos puedas dar una muerte semejante a la suya, asistida por tu gran bondad, por tu Santísima Madre y por el Padre protector de todos los moribundos, pronunciare sus nombres al morir, Jesús, María y José.

9º Día

Oh, Jesús de mi corazón, así como tú fuiste el elegido por el Vicario de la tierra a tu  padre para poder proteger a la Santa Iglesia, te rogamos muy humildemente por la intercesión de San José, para que la ser verdaderos católicos nos puedas conceder la oportunidad de profesar sin error, para que podamos vivir una vida digna siguiendo nuestra fe, para que nuestros enemigos jamás puedan aterrarnos o darnos persecución, para que no nos puedan seducir con engaños y que nunca puedan apartarnos de la religión verdadera.

 




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.