Oración a «LA MAGNÍFICA» para alejar el mal y obtener protección

La Magnífica es una oración que ha sido tomada como un cántico por parte de la iglesia católica. Esta se puede encontrar al pie de la letra en el evangelio Lucas 1, 26-55, el cual fue recitado por la Virgen durante la visita de su prima Santa Isabel.

Es una oración que se recita con mucha frecuencia cuando se realiza una Liturgia de las Horas, siendo considerada como una de las referencias más importantes que hay sobre la gran venida del Mesías a este mundo.

Actualmente el Vaticano la sigue recitando, sólo que recitan La Magnífica (Magnificat) en Latín, de la misma forma que sucede con otras de las oraciones que tienen una gran importancia.

¿Cuál es la oración La Magnífica?

La magnífica es una oración que le fue proclamada a la Virgen, las cual es muy importante que conozcas para que puedas recurrir a ella en momentos de necesidad. Esta es la ración:



Glorifica mi alma al Señor y haz que mi espíritu pueda llenarse de gozo, al poder contemplar por mi mismo la gran bondad que tiene nuestro Padre, nuestro Dios Salvador.

Ha puesto su mirada sobre un humilde siervo suya, viendo el motivo por el que las futuras generaciones podrán ser dichosas y felices.

Pues ha conseguido hacer a mi favor, grandes cosas e increíbles, que el Todopoderoso y su gran nombre santo, con su inmensa misericordia que puede extenderse de una generación a otra, a la cual todos le temen.

Él extendió su brazo de su gran poder, disipando el orgullo de todos los soberbios, consiguiendo así trastornar sus designios. Desposeyó a los más poderosos y consiguió que los más humildes se pudieran elevar.

Les dio bienes a los más necesitados y a los más ricos los dejó sin cosa alguna. Pudo exaltar a Israel, acorándose de él por su gran bondad y su gran misericordia. Así como lo había prometido a nuestro padre Abraham y a su descendencia.

Por los siglos de los siglos,
Amén.



La magnífica según la biblia y el catolicismo

Como ya hemos explicado anteriormente, La Magnífica es un canto a la alegría con el que la Virgen María consiguió reflejar sus sentimientos más puros hacia nuestro Señor. Aunque en aquel entonces su situación no era la mejor, ella siempre confío en Dios y en su palabra. Sabía que absolutamente todo lo que estaría por llegar sería maravillo, por lo que se dejó ser dominada por el espíritu, consiguiendo así librarse del miedo.

María pronuncio La Magnífica llena de alegría, y revelo nuevos detalles sobre lo que sería la venida de nuestro Señor. Se debe de tener en cuenta que, en su gran mayoría, los pasajes de este cántico se pueden encontrar en el Antiguo Testamento.

Asimismo, no se debe de pasar por alto el hecho de que María Celebra que será madre, pero no de un hijo cualquiera, sino de un Hijo prometido de Dios, el cual había sido tan esperado. Así, ella se regocija porque Dios la ha elegido entre todas las mujeres de la Tierra.

Consigue avivar su esperanza al ver cómo su hijo llegará para salvar al mundo de todos los pecados, mostrando el reino de Dios a todos. También se puede notar que ella es la primera en revelar las bienaventuranzas luego de que Jesús predicará el Sermón del Monte.

Por otro lado, en La Magnífica se muestra el espíritu que tiene que tener el hombre, así como los sentimientos que se tienen que rechazar para poder ser del agrado de Dios. Es por este motivo que se trata de un cántico muy importante para la iglesia católica, ya que podemos decir que sirvió para indicar el inicio de la salvación y la llegada de nuestro Señor Jesucristo.

Peticiones y milagros que se pueden pedir a La Magnífica

Debes de saber que cada una de las palabras que están descritas en La Magnífica tiene una gran fuerza. Por medio de esta oración nos podemos acercar más a Dios y también ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos. Puede ser vista como el alzar y la proclamación de la promesa de la salvación, la cual ya ha sido cumplida.

Es una oración que da tranquilidad y alivio ante cualquier situación o escenario complicado que se presente en nuestras vidas. En este caso realmente no es de mucha importancia que tan graves puedan ser los problemas que tenemos, siempre podremos pedir todo lo que queramos y se nos cumplirá. Es por eso que resulta como una oración muy recomendada para las personas que se sienten estancadas, con problemas, angustia o estrés, ya que la oración conseguirá alentarlos.

Es una oración perfecta para los momentos más difíciles de nuestra vida, pudiendo aferrarnos a las palabras de esta oración para poder comprender así por completo su sentido y los agradecimientos. Es una oración por medio de la cual aceptamos a Dios en nuestra vida, como el único arquitecto de nuestro destino.

Le podemos dar un papel muy importante en nuestras vidas, permitiendo así que el pueda obrar por nosotros tal y como lo hizo con María. Sin duda alguna se trata de una oración milagrosa y muy poderosa que nos puede ayudar a respirar la esencia de Dios con el espíritu Santo.

Muchos consideran que sirve como un canal para conectarnos con Dios de una forma más íntima de la que se puede conseguir de otras formas. Así, podemos hacer realidad la manifestación del gran amor que nos ha entregado. Cuando esta oración es orada correctamente, se puede obtener cualquier milagro que sea solicitado a Dios, pero sobre todo conseguiremos estar en paz con nosotros mismos y con Dios.

Oración a La Magnífica para alejar el mal

Madre del Dios Vivo, Virgen maría, te pido que ruegues por nosotros y que puedas ayudarnos a mantener el mal alejado de nuestras vidas.

Tú, que dabas la vida por tu hijo y que siempre tuviste una gran fidelidad a Dios, permaneciendo siempre junto a él.

Te ruego que, aquí y ahora, dirijas tu mirada hacia mí, a este humilde siervo. Que, a pesar de ser un pecador, pido tu protección divina.

Por favor, protegeme y líbrame de todo mal. De todas aquellas personas que lo único que quieren es lastimarte. Librame de todas las tentaciones y pensamientos malos que puedan llegar.

No dejes que caiga en la tentación y el pecado. Que el deseo de ofender a nuestro Padre sea mucho más a mí. Piadosísima Magnífica, te ruego que alejes a las artimañas del demonio de mí.

Madre Amada, te ruego que me escuches, que escuches esta humilde oración, que hagas que todo el mal que me persiga sea completamente destrozado por tu divina gracia.

Por favor, protégeme de todas las personas envidiosas y de que yo pueda sentir envidia. Cuida de toda mi familia y nunca los abandones, así como tampoco abandonas a los afligidos.

Aleja a todos aquel que tenga mal en su corazón y en su mente. Pongo mi vida y la vida de mis hijos en tus manos.

Mi familia y mi trabajo, los dejo en tus manos. Pido que me guíes por el mejor camino posible, que nos cubras de protección bajo tu manto, que no permitas que nadie pueda hacernos daño.

Sé muy bien que tu conseguirás detener a todo el mal que nos rodea, y que protegerás a todas las personas que son importantes para mí.

Te pido que ruegues por nosotros, Santa Madre, ahora que llegue el momento de poder partir a tu lado.

Amén.



Oración para casas imposibles y enfermedades

Santísima Virgen, tú que estás llena de bendición y de gloria. Tú que eres reina del mundo y la madre de nuestro Señor.

Tú que eres la servidora más humilde de nuestro Padre, que nunca abandonaste ni te apartaste de tus hijos más necesitados, en esta ocasión me acercó a ti para pedir tu ayuda. Con mi corazón humano que ha sido endurecido por los pecados.

Te ruego que no me abandones en este momento, que tampoco me apartes de tu inmensa gracia.

Me acercó a ti para poder obtener tu auxilio y tu consuelo, esperando que con tu gran misericordia y bondad puedas escucharme y atender mi llamado.

Madre Santa, por favor ayúdame. Que seas indulgente por tu Señor y tu Hijo, para que puedas pedirle a Dios el perdón de todos mis pecados.

Te ruego que me puedas librar del temor que se encuentra en mi alma, que me puedas llenar de paz y darle el don de la castidad. Que puedas librarme y sanarme de todos los peligros que hay en este mundo.

El día de hoy, en mi lecho te pido, oh virgen mía, que puedas tomar mi vida en tus manos y me puedas guiar para llegar al cielo. Te ruego que no permitas que se pierda en la eternidad.

De la misma forma, te quiero pedir por el alma de toda mi familia y mis seres queridos. Te pido por mis padres, familiares, amigos y compañeros, por todos y cada una de las personas que están vivas. Para que los ayudes a que no se aparten del camino de dios.

Te ruego que me cubras y me protejas con tus brazos en todo momento de soledad, y que pueda ver el amor y el rostro de nuestro Señor, Jesucristo.

Amén.



Oración a La Magnífica para proteger a la familia

Oh, Virgen María, tú que estás llena de bendiciones y gracia. Tú que con una gran humildad aceptaste ser la madre de nuestro Señor, te ruego que puedas interceder a Dios por nosotros para que nos pueda bendecir con su protección.

Te pido que ayudes a todas las personas necesidades del mundo, que ayudes a todas las personas enfermas de gravedad. Que puedas curar el espíritu afligido, que puedas guiarlos para que los encuentres en el camino.

Protégenos, Santa Madre, para que puedas llenarnos con misericordia. Te ruego que perdones todos y cada uno de nuestros pecados, por todas las veces que hemos sido desobedientes y nos hemos apartado del camino de nuestro señor. 

Cuando hemos ofendido a nuestro Señor y le hemos fallado. Te ruego que intercedas por el perdón de todos mis pecados.

Te ruego que puedas darme la fuerza para poder guiar a mi familia y seguir adelante por el camino de la fe. Que mantengas protegido a cada uno de ellos y que nos puedas cubrir con tu manto.

Te ruego, mi Gran Señora, que nos ayudes para que en nuestro hogar nuca haga falta el amor. Para que pueda estar lleno de comprensión y prosperidad. Que la fuerza y la unión de la familia pueda superar a cualquier problema que se nos ponga por delante.

Te pido para que nos mantengas protegidos del enemigo, para que puedas alejar a todo el mal que se pueda acercar a nosotros. Te ruego que no permitas que la envidia nos pueda afectar y que se pueda apoderar de nosotros.

Por favor, ayudanos a tener un corazón limpio y que sea agradable para nuestro señor. Muéstranos el camino que tenemos que seguir para poder avanzar con humildad y aceptar a nuestro señor Jesucristo en nuestro corazón.

Te ruego que me bendigas por los restos de mi vida.

Amén.

 






Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.