Oración «Eficiente» a San Chárbel para la salud

Charbel Makhlouf nació el 8 de mayo de 1828. Era el quinto hijo de Antoun Zaarour Makhlouf y Brigitta Chidiac. En el bautismo recibió el nombre de Youssef (Joseph). La familia vivía en el pueblo rural de Bekaa-Kafra, en lo alto de las montañas libanesas.

En las rodillas de su madre, el joven Youssef aprendió a rezar con gran devoción. Como era costumbre entre los católicos maronitas, los niños se arrodillaban y repetían las oraciones de su madre ante el pequeño altar de la casa al final del día. El humo del incienso se elevó con sus oraciones al anochecer.

Oración a San Chárbel para la salud

Reza la siguiente oración para la salud, para prevenir o para salir de la enfermedad con mucha fé a San Charbel durante 7 días seguidos para obtener el milagro de la curación o protección




San Chárbel, tu que tienes un cuerpo que emana su aroma hasta el cielo,
te pido que vengas a ayudarme e intercedas con Dios en mi ayuda a la gran gentileza de (mencionar aquí su pedido).

Señor, te pido que no pretendas su muerte,

Sino que viva y se lamente, que acceda a aceptar desconsuelos y las penas de tu hijo a (expresa el nombre de la persona) que está desolado por un fuerte dolor….

Por la mediación de San Chárbel, quien fue discípulo de los mórbidos,

Espero que se le otorgue un gran valor y que soporte la enfermedad; y si es tu deseo,

Concedenos la fuerza del espíritu y el cuerpo de tu poder de misericordia y amor.

Para que así pueda sanar y se hagan las prescripciones para que pueda divulgar las grandes maravillas que consigues.

¡Oh, mi Señor! Padre de todos, a ti sea la honra, por los siglos de los siglos.

Amén.




A medida que crecía, Youssef se sintió atraído por los ejemplos de la vida de los santos y la vida de un ermitaño, como lo practicaban dos de sus tíos. Youssef se hizo cargo del rebaño de su familia, llevándolos diariamente al pasto. En una pequeña gruta cerca de donde pastaban las ovejas, el joven Youssef colocó un icono de la Santísima Virgen. En la pacífica soledad, pasaría el día en oración. Los otros muchachos del pueblo irónicamente comenzaron a llamar al lugar «la gruta del santo».

En el calor del verano o las nieves del invierno, los pensamientos de Youssef siempre se volvieron hacia el cielo. Con cada día que pasaba, rezaba fervientemente a Nuestra Señora para que pudiera vivir sus días enteramente al servicio de Dios.

A los 23 años, Youssef salió de su casa en silencio y se dirigió al Monasterio de Nuestra Señora en Mayfouq, Líbano. Aquí comenzó el noviciado, tomando el hábito del monje y el nombre religioso «Charbel», después de un mártir del siglo II.

No pasó mucho tiempo para que su familia y amigos se dieran cuenta de su ausencia. Su madre y otros familiares, al enterarse de su paradero, intentaron muchas veces persuadirlo para que volviera. La única respuesta de Charbel fue enfática: «¡Dios me quiere completamente para sí mismo!»

Después del primer año de noviciado, el hermano Charbel fue enviado al monasterio de Saint Maron en Annaya. Aquí aprendió a cantar el Oficio Divino siete veces al día. Los monjes maronitas celebraron todas sus ceremonias en arameo, el idioma hablado por Nuestro Señor. Estudió la Divina Liturgia y los deberes monásticos, siempre luchando por progresar en el camino de la perfección. Aparte de esto, Charbel asumió las tareas domésticas del monasterio, como hornear pan, cultivar la tierra, hacer zapatos, remendar y lavar ropa y trabajar como carpintero.

En 1853, a la edad de 25 años, Charbel pronunció sus solemnes votos finales de pobreza, castidad y obediencia. Luego fue enviado a otro monasterio para estudiar teología. Aquí Charbel demostró ser un excelente estudiante y un ejemplo de santidad. Después de seis años de estudio, fue ordenado sacerdote el 23 de julio de 1859.




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.