Oración «YO CONFIESO» ante Dios

Seguramente en más de una ocasión has escuchado sobre la oración Yo Confieso (Yo pecador), la cual es bastante poderosa, sobre todo ante Dios. Esta oración es muy corta y sencilla, por lo que también se la conoce como el yo confieso para niños, aunque la rezan con fe personas de todas las edades.

Oración Yo Confieso



Yo confieso ante Dios, nuestro Padre Todopoderoso, y ante todos mis hermanos que he pecado mucho. He pecado de obra, palabra, pensamiento y omisión.

Por mi culpa, por mi culpa, únicamente por mi culpa. Por eso siempre estoy rogando a la Virgen María, a los Santos, a los ángeles y a todos mis hermanos que han intercedido por mi ante Dios.

Por nuestro señor,
Amén.



La historia del Yo Confieso

La historia de esta oración está descrita como el regreso de nuestra alma a Dios al final de su viaje en este mundo, siendo el momento más profundo que existe en toda la vida de una persona.

Teniendo este poderoso propósito para nuestra vida, los sabios comenzaron a prepararse a lo largo de su vida por medio de una serie de oraciones especiales llamadas “Viduy”, que significa “Confesión”, para poder ser recitadas antes de partir de este mundo.

Así, por medio de estas oraciones se evoca a la misericordia de Dios, trayendo una gran expiación para la persona que dicen estas oraciones.

Debemos de tener en cuenta que Viduy también nos recuerda que lo que más importa es nuestra relación con Dios y con todos nuestros semejantes, dejando de lado las posesiones materiales o los logros que conseguimos. Lo cierto es que es un mensaje muy poderoso para todas las personas.

¿Cómo se debe de preparar para la confesión?

Al momento de prepararse se debe de tener en cuenta que no se tiene que retrasar la recitación de Viduy (oración de la religión islámica) por miedo a que pueda ser un mal presagio (siendo una oración hecha para antes de partir de este mundo). Debes de tener claro que muchas personas recitan el Viduy a lo largo de su vida y tienen vidas largas.

De hecho, se sabe que recitar el Viduy es muy útil para poder recuperarnos, ya que por medio del arrepentimiento puro y sincero la persona consigue méritos y tiene la posibilidad de anular un decreto muy severo en el Cielo.

Con respecto a la preparación para la confesión, se debe de tener en cuenta que es muy recomendable que el Viduy tiene que ser recitado con la mente clara y despejada. Por lo tanto, se recomienda que la persona lo diga antes de que esté muy débil para decirla. Cuando la persona ya está muy mal y no tiene la posibilidad de hablar, entonces el Viduy también se puede decir con el corazón, usando su voz interna.

A continuación, vamos a repasar algunas de las reglas que se tienen que seguir con respecto a la correcta recitación del Viduy, además de que es muy recomendado buscar la guía de un rabino competente.

  • El Viduy puede ser recitado por hombres y por mujeres de cualquier edad.
  • Se puede recitar durante cualquier día, incluso durante el Shabat y en las fiestas judías, así como en los días en los que no se recitan las Tachun (las súplicas de perdón).
  • Es muy recomendable que cualquier pariente o persona que esté llorando deje la habitación, para que la persona pueda concentrarse por completo en su oración.
  • Es costumbre que las personas se laven las manos antes de recitar el Viduy. Que tome una taza grande agua con su mano izquierda y que la vierta toda en su mano derecha, cubriendo de agua hasta la muñeca. Luego se toma una taza con la mano derecha y se vierte sobre la mano izquierda cubriendo hasta la muñeca.
  • Los hombres tienen que utilizar un Yarmulka o Kippah, y un par de Tzitzit (ropa de cuatro esquinas con flecos rituales). Incluso algunas personas utilizan un Gartel (una faja especial para oraciones).
  • En caso de que los hijos estén presentes, estos tienen que exhortarlos a seguir los caminos del Torá.
  • Cuando se recite el Viduy, la muerte parece algo muy cercano, por lo que uno tiene que dejar a la persona sola. Las personas que se queden con las personas que tienen que recitar los salmos para su recuperación.

Las oraciones de confesión (Yo Pecador)

Lo cierto es que en la actualidad hay una serie variedades con respecto al orden de las oraciones del Viduy, o distintas adiciones, el tema más importante sigue siendo el mismo.

A continuación, vamos a hablarte sobre el formato más común que se sigue, además de que también se pueden agregar oraciones o salmos al gusto:

  • Se debe de intentar recitar todo el Viduy completo.
  • En caso de que no sea posible hacerlo, se debe de decir al menos desde el Adon Olam en adelante.
  • En caso de que uno sea todavía más presionado, entonces se deben de recitar los versos desde Shema Yisorel en adelante.
  • Lo menos que se puede decir es “Que mi muerte sea una expiación de mis pecados” y luego recitar un versículo de Shema.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.