Meditaciones de HORA SANTA – Rezos para cada minuto

Si quieres reflexionar de la forma correcta necesitas tener una vela encendida, un alar, una biblia y las lecturas de catecismo para poder realizar las meditaciones de hora santa sin distracciones o complicaciones.

Para que puedas meditar correctamente, en este artículo nos vamos a encargar de darte toda la información que puedes necesitar para evitar complicaciones.

Reglas que se deben tener en cuenta al realizar las meditaciones de hora santa

Es bien sabido que durante la meditación de hora santa hay ciertas reglas que no se deben de pasar por alto. Entre ellas podemos destacar las 3 más importantes:

  1. Atención: se tiene que hacer las lecturas de hora santa, pero no se tiene que tomar toda una hora, ya que leer tiene que ser el punto principal de las oraciones.
  2. Guardar silencio: es muy importante dejar de lado cualquier problema que podamos tener, teniendo que alejarnos del estrés de nuestra vida cotidiana, de forma que podamos estar concentrados durante la meditación. Las oraciones se tienen que hacer de forma pausada y como si fueras una grabación. Es importante mantener calma y silencio.
  3. Disposición: una buena disposición se ve reflejada por la postura que tengamos. Se puede realizar arrodillados o sentados, incluso se puede hacer estando de pie, pero es muy importante que siempre se haga con respeto. En caso de que estés sentado y en algún momento comiences a sentir sueño, será mejor que te levantes.

Pasos minuto a minuto para hacer la meditación de hora santa

Una de las primeras cosas que debes de tener en cuenta es que no hay una única forma de hacer meditaciones católicas, aunque es cierto que cada iglesia suele estructuras de cierta forma. De cualquier forma, si hay algún detalle que tú quieras personalizar, puedes hacerlo sin preocupaciones.

Ahora vamos a explicarte minuto a minuto cómo realizar la meditación de hora santa:

00:05 – Primeros cinco minutos

Durante los primeros cinco minutos de la meditación tienes que enfocarte en pedirle al Espiritu Santo ayuda. Después puedes hacer actos de caridad, fe o esperanza.

Debes decirle a nuestro Padre Celestial como es que vives el amor por él, pidiendo con mucho amor, mucha fe y mucha esperanza.

Puedes utilizar algunas de las muchas oraciones al Espíritu Santo y Actos de Fe que existen.

00:15 – Mostrar adoración (10 minutos)

Durante los próximos 10 minutos tendrás que enfocarte en adorar al Padre Celestial.

Nuestro Padre es quien sostiene todo el universo en su mano, él es quien da bondad y hermosura al mundo, haciendo que podamos disfrutar más cosas de las que podemos imaginar.

Tienes que decirle a Dios: “Oh, padre nuestro, adoro tu grandeza divina desde lo más profundo de mi corazón, eres divino”.

También puedes rezar el Gloria Patri o las escrituras que están en Éxodo 33, 18-23; Mateo 2,1-11 o Colosenses 1,15-20.

 00-25 – Contrición (10 minutos)

En este punto de la meditación tendrás que ofrecer reparación. Tendrás que examinar a fondo tu conciencia, ofreciendo reparación por todos los pecados que has cometido en tu vida y por todos los pecados del mundo.

Reza: “Oh, Jesucristo de mi corazón, siento mucho todos los pecados que he cometido. Pido tu perdón”. (Haz la oración mientras imaginas y piensas en Jesucristo en la Cruz.

Las escrituras por Contrición son: 1 Corintios 13,4-7; Timoteo 1,12-17; Colosenses 3,5-10, Santiago 3,2.12 y Salmos Penitenciales: 6, 32, 38, 51, 102, 130 y 143.

00:40 Meditación (15 minutos)

Durante estos 15 minutos de meditación tienes que hacer lo posible por poder observar la acción de Dios. En este punto puedes rezar de forma reflexivamente un Rosario o las Estaciones de la Cruz.

Meditación de la Escritura: lo que puedes hacer leyendo un pasaje del Evangelio. Es importante que puedas imaginar la escena, que busques las reacciones de Jesucristo, que piensen en tres formas diferentes en las que ese pasaje es capaz de adaptarse a tu vida. Tienes que meditar sobre cada una de las líneas leídas,

Meditación doctrinal: leyendo unos pasajes de la Escritura de Catecismo que puedan aplicarse a la doctrina. Es necesario que valores el plan de dios y que encuentres la forma en la que ese plan se ajusta a ti y a tu vida.

Puede ser:

  • Domingo, Resurrección
  • Lunes, Encarnación
  • Martes, Misericordia
  • Miércoles, Espíritu Santo
  • Jueves, Eucaristía
  • Viernes, Pasión
  • Sábado, María

Meditación vital: se realiza observando tu vida realizando un examen sobre tu conciencia. ¿Qué son las cosas de las que estás más orgulloso? ¿Eres una persona egoísta en ciertas ocasiones? ¿Eres vanidoso y te valores por encima de los demás? ¿Sirves primero a las demás personas?

00:50 Acción de gracias (10 minutos)

Estos 10 minutos tienes que aprovecharlos para poder expresar la gratitud que sientes por todos los dones de nuestro Padre.

Tienes que aprovechar para poder darle las gracias por todo, por el gran amor que sientes en cada momento de tu vida, por un techo, por comida, por tener salud, familia, colegas, trabajo, etc., agradeciéndole por todos y cada uno de los detalles positivos que hay en tu vida.

Tienes que darle las gracias a nuestro padre por las respuestas que has obtenido a través de la oración. Agradeciéndole por haberte dado la vida y por toda la ayuda que te ha dado a través de tu vida.

Puedes leer alguna de estas escrituras de agradecimiento:

  • Génesis 1
  • Génesis 8, 15-22
  • Job 1,13-22
  • Daniel 3,46 ss
  • Mateo 6,24-34
  • Lucas 17,11-19
  • Salmos 8, 65, 66, 100 y 111

00:55 Petición al Padre Celestial (5 minutos)

Por los próximos 5 minutos tendrás que ponerte de pie y pedir a Dios por todas las necesidades que tú y tu familia tengan.

Recuerda que él es el Señor de todo el universo y que él puede controlarlo todo, incluso cuando parezca que no es así. Estos minutos puedes aprovechar para rezar por la iglesia, por los obispos, los sacerdotes, por tu familia, tu país y por todas las personas que necesitan algo de ayuda para poder salir adelante

Puedes rezar por la paz y por la protección de toda la institución y de toda tu familia. Recuerda que es sumamente importante que reces desde el fondo de tu corazón.

1:00 Terminar (5 minutos)

Para finalizar es importante que realices una resolución de participar a la luz del Espíritu Santo que has recibido en tu vida: algo que puedas comprobar y que puedas hacer en este momento.

En este punto puedes pedirle a la Santa Madre que te asista, pudiendo realizar algunas oraciones marianas del Compendio para que puedas evitar mayores complicaciones.

La asimilación de la hora santa

Es importante no pasar por alto el hecho de que existen una gran cantidad de cantos, reflexiones y oraciones que podemos usar durante la Hora Santa, según la sensibilidad de nuestras necesidades.

De cualquier forma, es realmente importante siempre tener en cuenta la gran necesidad que existe por poder crear un ambiente de abstracción en el que podamos ser capaces de establecer un dialogo con nuestro padre.

Durante le día, el silencio es oración: tenemos que escuchar a nuestro Señor, contemplar absolutamente todo lo que él ha hecho por nosotros. Así será posible sacar nuestras propias conclusiones con respecto a nuestra vida y la forma en la que vivimos.

Asimismo, es necesario que los temas elegido sean leídos cuidadosamente, haciendo pausas de silencio luego de cada una de las lecturas, antes y después de cada párrafo.

Para que no tengas que seguir buscando, aquí vamos a compartir contigo las oraciones y lecturas que te puede ayudar a organizarte mejor, pudiendo reflexionar de una forma mucho más efectiva.

Oraciones qué puedes rezar en la Hora Santa



Señor Jesucristo, tú que siempre estás en nuestro corazón, quiero velar contigo, quiero estar junto a ti en todo momento.

Tal vez no se me ocurran muchas cosas, pero quiero ser capaz de sentir tu gran amor, sentirte como cuando nos acercamos a una hoguera, pudiendo amarte y comprenderte mejor que nunca.

Lo más importante es que estemos abierto a estar contigo, a recibirte en nuestro corazón. Así nos podrás acoger como tus discípulos, pudiendo escuchar tus palabras para poder aprender de ti en todo momento.

Haz de nosotros tus testigos, señor Jesucristo, haz que seamos tus testigos de amor y que siempre podamos estar a tu lado. Salvanos y llenanos de vida.



Acción de gracias

Señor, por medio de tu muerte y de tu resurrección nos has salvado, nuestro señor. Gracias por haber instituido la Eucaristía que nos alimenta. Te venero por todo el tiempo que nos has dado y por tu gran amor.

Gracias Señor, por todos los beneficios que nos has dado y que nos sigues concediendo. Gracias Señor, por darnos esta hora de comunión que nos ayuda a sanar y que nos reconforta.

Gracias Señor, por tus palabras de amor, por tu amor infinito. Gracias Señor, por la madre que al pie del madero nos deja. Gracias Señor, por perdonar todas nuestras ofensas. Gracias Señor, por perdonar el sueño que no nos permite estar en vela.

Gracias Señor, por tu sacerdocio y por tu gran generosidad. Gracias Señor, por ese pan que se partió en la última cena. Gracias Señor, porque aun siendo un Dios, nos enseñas y sirves.

Gracias Señor, porque tu gran sacerdocio es ofrenda, generosidad y entrega. Gracias Señor, por tu amor sin fronteras y por haber estado en la cruz.



Oración para pedir perdón al señor

¡Oh Jesucristo! Te pedimos perdón por todos nuestros pecados, por los de nuestros hermanos, padres, primos y amigos, te pedimos perdón por todos los pecados de todo el mundo.

Señor, te pedimos perdón por los sacrilegios y por las infidelidades, por los rencores y por el odio. Señor, te pedimos perdón por todo.

Te pedimos perdón por las blasfemias, por la profanación en los días santos. Te pedimos perdón por todo, Señor

Te pedimos perdón por los escándalos y por Las impurezas. Te pedimos perdón, Señor.

Te pedimos perdón por las injusticias y por los hurtos, por nuestras debilidades como humanos. Perdón por todo, Señor.

Te pedimos perdón por las desobediencias a los mandamientos. Perdón por todo, Señor.

Te pedimos perdón por los atentados y faltas hacia el Santo Pontífice. Perdón por todo, Señor,

Te pedimos perdón por las persecuciones que se levantan en contra de los obispos, religiosos, sacerdotes y las vírgenes. Perdón por todo, Señor.

Te pedimos perdón por los insultos en contra de tu imagen, por la profanación de los templos y por los ultrajes a Augusto Tabernáculo. Perdón por todo, Señor.

Te pedimos perdón por los crímenes de la presa blasfema e impía, así como por las maquinaciones de sectas malvadas. Perdón por todo, Señor.

Te pedimos perdón por los justos que dudan, por los pecadores que se resisten al poder de la gracia y por todos aquellos que sufren. Perdón por todo, Señor.

¡Perdonanos mi señor, ten piedad de nosotros que necesitamos de tu gracia, que a la luz de tus ojos divinos podamos abrir la puerta de nuestro corazón para que puedas entrar, perdona nuestras almas y evita que se derritan en el arrepentimiento.

Amén.



Oración al Espíritu Santo

Oh, gran Espíritu Santo. Te pedimos que vengas a nosotros y que puedas llenar nuestros corazones, ya que somos tus fieles.

Te pedimos que envíes al Espíritu Santo, así todo puede ser creado y tú podrás renovar la faz de la tierra. Oh, Dios nuestro, usa la luz del espíritu Santo para que puedas adoctrinar los corazones de todos los fieles.

Te pedimos que concedas el Espíritu Santo, para que siempre podamos ser amantes de lo correcto y del buen camino.

Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.



Acto de Contrición

Durante el acto de Contrición, me muestro arrepentido contigo, nuestro Señor. Quiero que sepas que estoy realmente arrepentido de cualquier ofensa que te haya hecho. Perdón por todos nuestros pecados, pues temo que pueda perder el camino al cielo y que ter mine con penas en el infierno.

Señor, te pido que uses tu gran bondad para poder ayudarme, para que puedas estar conmigo y ayudame en todo momento. Para que así pueda ser merecedor de todo tu amor. Resolviendo firmemente, con la ayuda de tu gracia divina, pudiendo confesar todos mis pecados y así completar mi penitencia.

Oh Señor, por favor ten misericordia de todos nosotros. 



Comunión Espiritual

Jesús, Señor que estás siempre presente en mi vida. Siempre te he amado y siempre te amare por sobre todas las cosas, siempre deseoso de poder recibirte en mi alma. 

En este momento no te puedo recibir en Sagrada Comunión, pero me acerco a ti para pedirte que te acerques a mí y a mi espíritu. Te abrazo como si siempre hubieras sido parte de mí.

Te pido que siempre estés a mi lado y que nunca te separes de mí. Siempre te he adorado, tú eres el pan de mi vida.



Ofrecimiento de la Hora Santa

Mi Señor, estoy deseoso de poder pasar esta Hora Santa contigo, pudiendo consolarte y para hacer reparaciones por medio del inmenso amor que hay en mi corazón, que sufre por la gran agonía que sufriste en Getsemaní.

En aquella hora solitaria quedaste abandonado, y las criaturas que Tú amaste y creaste, no te amaron. Dejaron que le preso de todos nuestros pecados recayera sobre ti y sobre mí, y por el dolor que, y te he causado con mis pecados, me disculpo y siempre me esforzare para poder satisfacerte.

Te pido que los fortalezcas, mi Señor, que hagas que mi espíritu pueda ser más fuerte, para que, aunque sea muy poco, pueda consolarte.

Corazón Sagrado, Nuestro Señor, haz que nuestro corazón siempre pueda estar unido a ti y que siempre sea tuyo.



Acto de Fe

¡Oh, nuestro Señor! Creo en todas las sagradas verdades que nos has enseñado, creo en tu Santa Iglesia. Tú la has revelado, evitando ser engañado y engañar.



Acto de amor

¡Oh, nuestro Señor! A ti te amamos por sobre todas las cosas, con toda nuestra alma y con todo nuestro corazón. Tú siempre has sido bondad y amor, amor hacia el prójimo y hacia nosotros mismos.

Perdono a todas las personas que me han afectado e injuriado, así como pido perdón a todas las personas que yo he ofendido.

Jesús nuestro, yo vivo para ti y moriría por ti. Señor, siempre seré turo, tanto en la vida como en la muerte.



Acto de Esperanza

Oh, nuestro Señor Jesucristo, confiamos en tu bondad infinita y en todas tus promesas, por lo que espero que pueda obtener el perdón de mis pecados y la ayuda de tu gracia divina. Pido la asistencia de tu gracia divina.

Por los méritos de nuestro Señor Jesucristo, nuestro Salvador y nuestro Señor.



Acto de caridad

¡Oh, nuestro gran y misericordioso Salvador! Tú que siempre te encuentras en mi corazón. Es mi pena más grande el hecho de que no hayas sido amado por todos los hombres, pero sobre todo me disgusta el hecho de que mi corazón haya sido tan frio y desagradecido.

Reconozco profundamente mi pobreza y mis debilidades, por lo que confío en que tu gracia pueda ayudarme y ofrecerme un acto de amor puro. Deseo que pueda ofrecerte un acto de amor como reparación a la negligencia y a la frialdad de otras las criaturas.

¡Oh Jesucristo, nuestro soberano, te amo por sobre todas las cosas! Tú que le has prometido a todas las personas que te aman, que los has amado por sobre todos los placeres, que le has prometido el cielo y la tierra. Quiero vivir y morir estando a tu lado, para así siempre formar parte de tu inmenso amor, así tenga que padecer sufrimientos y persecuciones.

Le diré a San Pablo: “Nada me podrá separa de la caridad de mi señor Jesucristo”.

¡Oh Jesucristo, Dios supremo de mi corazón, yo te amo, te glorifico, te adoro y te doy las gracias por todo lo que es tuyo. Te pido que puedas gobernarme y que puedas transformar mi alma, para que pueda bendecirte y glorificarte para siempre encontrarme en la morada de todos los Santos.

Amén.

Instrucciones: A las invocaciones tienes que responder:

“Señor, ten misericordia de nosotros”.

Padre Celestial, Dios.

Dios Hijo, el Redentor de todos en la Tierra.

Dios, Espíritu Santo.

Santa Trinidad, un solo Dios.

Corazón de Jesús, Hijo del Padre Eterno.

Corazón de Jesús, conformado por el Espíritu Santo dentro de la Madre Virgen.

Corazón de Jesús, siempre unido por el Verbo Divino.

Corazón de Jesús, el templo de nuestro Dios santo.

Corazón de Jesús, majestad infinita.

Corazón de Jesús, tabernáculo del Altísimo.

Corazón de Jesús, horno ardiente de caridad y amor.

Corazón de Jesús, la puerta al cielo y casa de Dios.

Corazón de Jesús, lleno de amor y bondad.

Corazón de Jesús, la mansión del amor y la justicia.

Corazón de Jesús, digno de todas nuestras alabanzas.

Corazón de Jesús, el abismo de todas las virtudes.

Corazón de Jesús, en quien el padre se agradó.

Corazón de Jesús, quien esconde todos los tesoros de sabiduría y plenitud.

Corazón de Jesús, el deseo de los eternos collados.

Corazón de Jesús, liberal con todos aquellos que lo invocan.

Corazón de Jesús, propiciación de nuestros pecados.

Corazón de Jesús, colmado de oprobios.

Corazón de Jesús, misericordioso y paciente.

Corazón de Jesús, fuente de santidad y vida.

Corazón de Jesús, lanza traspasado.

Corazón de Jesús, nuestra paz y reconciliación.

Corazón de Jesús, salud de todos los que esperan en ti.

Corazón de Jesús, esperanza de todos los que mueren en ti.

Corazón de Jesús, fuente de nuestra consolación.

Corazón de Jesús, delicia de todos los santos y aquellos de corazón puro.

 Corazón de Jesús, víctima de todos los pecadores.




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.