Oración poderosa a SAN ANTONIO para conseguir PAREJA

Padua, Italia es una corta distancia al oeste de Venecia. En la época de San Antonio, era una de las ciudades más importantes del país, con una importante universidad para el estudio del derecho civil y canónico. A veces San Antonio dejaba Padua por mayor soledad. Fue a un lugar amado por Francisco, LaVerna, donde Francisco recibió las heridas de Jesús. También encontró una gruta cerca del convento donde podía rezar en soledad.

Poderosa oración a San Antonio para conseguir pareja

La oración se tiene que hacer con una vela blanca encendida, pero antes de ello se tiene que decir:



“Que aquello que fue olvidado sea recordado, que aquello que se ha perdido sea encontrado y que aquello que se ha distanciado sea cercano”.




Se rezan tres padrenuestros, tres avemarías y una gloria. Luego se comienza con esta oración:

Tú que tienes la gloria, bondad, el amor y las virtudes de Dios te dio para que pudieras hacer milagros en la vida de las personas de este mundo tan grande. Te aclamo el día de hoy a ti que eres bondadoso con las personas que lo necesitan, que eres bueno con aquellos que buscan la felicidad de tener amor en sus vidas, te imploro que me concedas la felicidad y la dicha de encontrar el amor que siempre te acompañara, para que pueda hallar a la mi otra mitad, a mi persona ideal, aquella que complemente mi vida, la pieza que falta para terminar de armar mi vida.

Te imploro que me brindes ayuda para poder hallar a esa alma gemela que ha estado esperando por mí, quien también se está preguntando en dónde estoy yo, pensando en que podamos encontrarnos y juntar nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestros espíritus y nuestros corazones.

Sé muy bien que me escuchas y que me ayudarás al pedirle al niño Jesús y a nuestro Padre todo poderoso quien te dio su gloria, dotes y sus bendiciones, para que mi alma encuentre el amor eterno.

Amén.



Con mala salud, y aún superior provincial del norte de Italia, fue al Capítulo General en Roma y pidió que lo relevaran de sus deberes. Pero más tarde fue llamado como parte de una comisión especial para discutir ciertos asuntos de la Regla Franciscana con el Papa.

De regreso en Padua, predicó sus últimos y más famosos sermones de Cuaresma. Las multitudes eran tan grandes, a veces 30,000, que las iglesias no podían contenerlas, así que entró en las plazas o los campos abiertos. La gente esperó toda la noche para escucharlo. Necesitaba un guardaespaldas para protegerlo de las personas armadas con tijeras que querían cortar un pedazo de su hábito como una reliquia. Después de su misa y sermón de la mañana, escucharía confesiones. Esto a veces duraba todo el día, al igual que su ayuno.

La gran energía que había gastado durante la Cuaresma de 1231 lo dejó agotado. Fue a un pequeño pueblo cerca de Padua, pero al ver que la muerte se acercaba, quería regresar a la ciudad que amaba. Sin embargo, el viaje en una carreta lo debilitó tanto que tuvo que detenerse en Arcella. Tuvo que bendecir a Padua desde la distancia, como Francis había bendecido a Asís.

En Arcella, recibió los últimos sacramentos, cantó y rezó con los frailes allí. Cuando uno de ellos le preguntó a San Antonio qué estaba mirando con tanta atención, él respondió: «¡Veo a mi Señor!» Murió en paz poco tiempo después de eso. Tenía solo 36 años y había sido franciscano durante 10 años.

Al año siguiente, su amigo, el papa Gregorio IX, conmovido por los muchos milagros que ocurrieron en la tumba de Antonio, lo declaró santo. San Antonio era un fraile sencillo y humilde que predicaba la Buena Nueva con amor y con valentía intrépida. El joven que sus compañeros frailes pensaban que no tenía educación se convirtió en uno de los grandes predicadores y teólogos de su época. Fue un hombre de gran penitencia y celo apostólico. Pero él era ante todo un santo de la gente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.