Novena de San Expedito – Oración para cada día

Seguramente ya sabrás que la Novena de San Expedito es un ejercicio de devoción que se lleva a cabo durante 9 días con el fin de poder tener la gracia divina de nuestro Señor con el fin de que nos ayude a obtener una resolución rápida para una urgencia.

Entre sus características principales podemos destacar el hecho de que la novena tiene concordancia con la biblia, especialmente con lo que se refiere a la Resurrección y Ascensión de 40 días. Es importante recordar que hay 9 días entre la Ascensión y Pentecostés, durante este tiempo los apóstoles y los cristianos que se reunieron estuvieron orando.

Tal y como se indica en Lucas 18,11, Jesucristo enseño a orar con insistencia, pidiéndole a los apóstoles que prepararan una oración para la llegada del Espíritu Santo, luego de la Ascensión hacia el Cielo. Fue justo de esta experiencia que se obtuvo la Novena de Pentecostés.

¿Cómo se realiza?

Ahora te explicaremos cuál es el procedimiento que tienes que seguir para realizar la novena:

  1. Primero haz la señal de la cruz
  2. Acto seguido reza un acto de contrición
  3. Haz la oración todos los días (9 días)
  4. Pide en silencio la gracia que quieres alcanzar
  5. Lee la meditación para cada uno de los días
  6. Reza un padre nuestro, tres Ave María y un Gloria
  7. Haz de nuevo la señal de la cruz

Novena a San expedito día a día

Ahora te daremos las oraciones que debes de decir en cada uno de los 9 días:

Primer día: Juventud




San Expedito, te pido que guardes en mi un corazón que sea joven, un corazón motivado por las cosas nuevas que hay en mi vida todos los días. En esta ocasión recurro a ti con la esperanza de que me puedas ayudar en esta situación de urgencia. Te pido que llenes mi corazón con pensamientos positivos, para que tenga la posibilidad de descubrir que cada día está lleno de momentos únicos, viéndolos como señales de nuestro Señor.

Te pido que nos des la posibilidad de descubrir nuevas alternativas, de mostrarme que en donde solo veo cansancio y confusión hay más. Por favor escucha mi llamado y atiende lo que te pido, porque de verdad te necesito. Por favor, lleva mis oraciones hasta el Sor para que Él haga en mí su voluntad.

San Expedito, el valiente defensor de la Iglesia de Cristo y de nuestro señor, por favor, ruega por nosotros que te rogamos a ti.




Segundo día: Coraje

San Expedito, llena mi corazón de coraje para que pueda afrontar estos tiempos complicados. Te pido que guíes cada uno de mis pasos, valiente soldado de Cristo. Te pido que me ayudes a desarrollar la virtud de la que tu eres poseedor, para que me puedas hacer mi espíritu y mi alma más fuertes para seguir adelante en estos días de dificultad.

Tú fuiste un hombre valiente, te pido que me enseñes a convivir con mis dolencias y con mis miedos diarios, para que pueda salir victorioso ante toda adversidad.

San Expedito, tú valiente defensor de la iglesia de nuestro Señor, ruega por todos nosotros que recurrimos a ti.



Tercer día: Disponibilidad

San Expedito, tú que siempre estás disponible para ayudar a los necesitados en toda causa justa y que requiera de una solución urgente, te pido que en esta ocasión puedas acudir a mis llamados en la búsqueda de una solución.

Te pido que me muestres cuál es el camino que tengo que seguir para poder darle una solución definitiva a los problemas que me están afectando. Te pido que me guíes para poder abrirme camino entre todas las tempestades que tengo por delante.

Confío en que tú eres el único que puede ayudarme en estos tiempos de necesidad. Te pido que vengas en mi auxilio y me muestres un rayo de esperanza que ilumine mi alma y mi camino.

San Expedito, tú valiente defensor de la iglesia de nuestro Señor, ruega por todos los que acudimos a ti.



Cuarto día: Justicia

San Expedito, tú que tienes un corazón fuerte y justo, te pido que hagas que se haga justicia ente las injusticias que todos los días me afectan. Te pido que me muestres la posibilidad de cambiar todas las situaciones que me afectan y perturban.

Por favor, guía cada una de mis palabras para que pueda ser claro ante todas mis adversidades, porque se que, si me ayudas a aclarar mi mente, más fácil será para mí tomar la mejor decisión.

San Expedito, tú que eres un valiente defensor de la iglesia de nuestro Señor, ruega por todos nosotros que acudimos a ti.



Quinto día: Esperanza

San Expedito, siembra en todos nosotros la claridad para poder compartir con otras personas la dicha de poder encontrarte. Que la caridad sea para mi un regalo de nuestro Señor, un regalo que siempre en la fe de todos los corazones.

Confío en que me ayudes a superar mis adversidades y que guiarás mis pasos para que pueda actuar con claridad frente a todos mis hermanos.

San Expedito, tu valiente defensor de la iglesia de nuestro Señor, ruega por todos nosotros que acudimos a ti.

Sexto día: Caridad

San Expedito, te pido que siembres en mi la semilla de la caridad para que pueda compartir con todas las personas que me rodean la dicha de haberte encontrado.

Te pido que la caridad sea para mi un regalo que Dios ha sembrado en mí, así como la fe en todos los corazones. Confío en que me ayudarás a superar todas las adversidades, guiando cada uno de mis pasos para que pueda avanzar por el camino de la claridad.

San Expedito, tú valiente defensor de la iglesia de nuestro señor, ruega por todos nosotros que acudimos a ti.

Séptimo día: Humildad

San Expedito, dame un corazón que sea humilde igual que el tuyo, porque necesito aprender a ser más humilde y poder mostrar humildad de corazón.

Te pido que transformes mi soberbia en humildad que pueda expresar en los actos que hago en mi via diaria. En esta ocasión me acerco a ti de forma humilde para que me puedas ayudar a cambiar aquellas cosas que yo solo no puedo cambiar, para que de alguna forma se cambien y se exterioricen en mí. Confío en que tú eres el único que me puede enseñar como conseguirlo.

San Expedito, tú valiente defensor de la iglesia de nuestro Señor, te pido que ruegues por todos los que acudimos a ti.

Octavo día: Renuncia

San Expedito, te pido que me ayudes a renunciar a todas las cosas que me hagan daño, tú bien sabes de qué cosas hablo. Así que deposito mi confianza en tus manos para que me puedas mostrar el cuál es el camino hacia la renuncia.

Te pido que me muestres como hacerlo, que guíes cada uno de mis pasos, me entrego a ti para que tú puedas guiarme en esos momentos.

Tú que has sido un gran sabio por haberlo dejado todo y entregarte a Dios, aún sabiendo cuál era el destino que te esperaba. Te pido que me des parte de la fuerza de tu corazón para la renuncia, por lo que confío en ti cada uno de mis pasos.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de nuestro Señor, ruega por todos nosotros que asumidos a ti.

Noveno Día: Fe

San Expedito, te pido que hagas más grande mi fe con cada día que pasa. Haz que mi fe crezca cada día, escucha mis palabras que te doy con mucha confianza. Por favor, muéstrame cuál es el camino que conduce hacia nuestro señor.

Tú que has creído, ayudame para que mi fe sea cada vez más grande con cada día que pasa, tú que eres un fiel representante de Cristo, Nuestro Salvador. Devuélveme mi misión en este mundo para que pueda realizarlo con alegría y con mucha fe.

San Expedito, tú valiente defensor de la iglesia de nuestro señor, ruega por todos los que acudimos a ti.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.